Como elegir un buen calzado

Para los deportistas y para aquellos que quieren mantenerse en forma, las zapatillas deportivas son uno de los accesorios más importantes, puesto que pasarán varias horas al día entrenando con ellas, lo que se traduce en una gran cantidad de horas (entre 65 y 130 horas) al año.

Por esta razón, es tan fundamental que al momento de ejercitarnos contemos con unas zapatillas diseñadas para soportar y amortiguar el peso de cada zancada en nuestros músculos y articulaciones. En este artículo te enseñamos cómo elegir la zapatilla ideal, cuándo renovar tus zapatillas, consecuencias del uso de un mal calzado, etc.

Consecuencias de usar un mal calzado

Antes de hablar de cómo escoger el calzado ideal, es importante explicar el por qué debemos contar con unas zapatillas especialmente diseñadas para cada deporte. Al entrenar con cualquier zapatilla estaremos generando a nuestro cuerpo algunas consecuencias negativas como:

  • Seremos más propensos a sufrir lesiones. Al usar un calzado no diseñado para el deporte que realizaremos, el mismo no contará con características importantes de un calzado especializado para cubrir el tobillo, ajustarse correctamente, etc., pudiendo llegar a producir lesiones importantes.
  • No amortiguan correctamente nuestros pasos. Cuando entrenamos, estamos sometiendo a nuestros músculos y articulaciones a una presión constante, sobre todo, al correr. Por ende, es importante que se cuente con un calzado que amortigüe cada golpe y reduzca su influencia negativa en la musculatura y articulaciones.
  • Ocasionarán incomodidad. Las zapatillas deportivas (en su mayoría) están elaboradas para ser cómodas y sobre todo transpirables, un modelo que no cuente con estas características solo generará incomodidad en el usuario, provocando que el ejercicio se vea interrumpido constantemente o se realice de manera errónea.
  • Afectarán mucho más a la pisada. El tipo de pisada (como veremos más adelante) es fundamental al momento de elegir cualquier calzado. Si escogemos algún modelo que no se adapte a la misma, solo terminaremos dañándolo rápidamente y generándonos dolores en los pies, sobrecargas musculares, tendinitis, entre otros.

Comprende qué es lo que necesitan tus pies

Mucho antes de comenzar la búsqueda de las zapatillas más bonitas o las mejores para tu deporte, debes tomarte un tiempo para comprender tus necesidades individuales. Para ello debes comenzar escogiendo el uso que le darás a tus zapatillas, ¿será para correr, levantar pesas, realizar spinning o para yoga? Dependiendo de esta respuesta dependerá el tipo de calzado, material, ligereza y, sobre todo, el coste del mismo.

Una vez determinado esto, debemos prestar atención a nuestros pies, cómo son sus arcos y su forma. Determinar el tipo de arco es bastante fácil y solo existen 3: arcos bajos, neutrales o altos. Por ejemplo, si al colocar su pie el en suelo, la planta toca completamente el suelo, lo más probable es que su arco sea bajo. Mientras que, si su pie no toca completamente el suelo, puede tener arcos neutrales o elevados. Por otro lado, para determinar esta característica puede mojar su pie y luego colocar su huella en una hoja de papel periódico, y dependiendo de la huella podrá evaluar sus características.

Para las personas con arcos altos, es fundamental contar con una copa de talón profunda, que acomode correctamente el pie y le proporcione un soporte correctamente firme al momento de ejercitarse.

Mientras que para aquellos con pie plano o arco neutral, es importante que la zapatilla tenga un arco bajo, ya que, de escogerla con un arco alto no proporcionará casi nada de estabilidad. Además, para este tipo de pie, debe buscarse una zapatilla con materiales resistentes (en vez de suaves o acolchados) para evitar la sobrepronación de la pisada.

Elección de las zapatillas según la actividad

Tenemos que comenzar aclarando que sin importar que tu mejor amigo realice la misma actividad que tú, no significa que el calzado que a él le funciona te funcione a ti. Por ende, recomendamos escoger un calzado pensando únicamente en nosotros y en la actividad que realizaremos con ellas.

Ahora que conocemos nuestro pie y su forma, ya podremos comenzar el mejor modelo dependiendo del deporte que practicaremos. Inicialmente, recomendamos siempre adquirir estas zapatillas de manera personal en una tienda, para asegurarse de estar comprando un calzado que se ajuste a su pie de manera ideal.

Si eres corredor, necesitarás unas zapatillas diseñadas especialmente para actividades de alto impacto, ya que este calzado específicamente cuenta con un nivel de amortiguación mucho mayor al de otros modelos para proporcionar un mayor nivel de seguridad a las articulaciones con cada zancada. Además, también suelen ser un modelo bastante flexible, que permita al pie realizar el movimiento ideal tras cada paso, doblándose cuando los dedos de los pies caen en la superficie o cuando se empujan los talones para obtener mayor impulso. Por otro lado, estos zapatos suelen contar con materiales 100% transpirables para evitar la acumulación de malos olores y bacterias dentro del mismo.

Sin embargo, si planeas realizar ejercicios de fuerza las zapatillas de atletismo serán tu peor opción. Al levantar peso requieres contar con una zapatilla bastante fuerte y resistente con el talón elevado (todo lo contrario, a las de running, suaves y acolchadas). Además, tampoco necesitarás contar con un arco tan elevado, porque el peso debe distribuirse de manera igualitaria en tus pies y no concentrarlo únicamente en tus talones.

¿Cada cuánto debo cambiar mi calzado?

Según diversos estudios realizados por la Academia Estadounidense de Medicina Deportiva, el cambio de los zapatos dependerá de su uso, tiempo del zapato y sus signos de desgaste. Lo más recomendado es reemplazar los zapatos luego de haber realizado con ellos al menos 60 horas de actividad física o recorrido entre 500 y 800 kilómetros.

No obstante, si antes observas que la suela se despega o se encuentra muy desgastada o ya no te sientes cómodo con el zapato, es recomendable cambiarlos de inmediato.

Beneficios de las zapatillas deportivas para cada actividad

Os hemos hablado de las consecuencias, cómo elegir tus zapatillas y cuándo cambiarlas. Ahora queremos mencionar los grandes beneficios que se obtienen al usarlas en sus ejercicios diarios:

  • Aportan un buen soporte al pie, disminuyendo de manera considerable las posibilidades de lesionarse en la actividad que realice.
  • Le proporcionarán comodidad a tu pie.
  • Puedes usarlas tanto para entrenar como para arreglarte para una cita, sin riesgo de dañarlas.
  • Evitarán generar dolores en los pies tras finalizar tu actividad.
Para finalizar, contar con la zapatilla ideal para cada deporte, solo proporcionará beneficios. Asegúrate de invertir tu dinero comprando el mejor modelo, y no unas zapatillas que deberás reemplazar a las pocas semanas porque no te funcionan.

QUIZÁS TE INTERESE

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Prometemos nada de SPAM, sólo nuestros contenidos, sorteos y descuentos especiales!

 SUSCRÍBETE A NUESTRA COMUNIDAD

¿Quieres recibir nuestras novedades en tu email?

logo de ilovefit
error: Content is protected !!
Ir arriba