Motivación para el ejercicio

Cuando decidimos mejorar nuestra condición física y bajar de peso, el problema no son los ejercicios que debemos realizar o el plan de entrenamiento que debemos seguir, el problema es mantenerse motivado desde el inicio hasta la finalización del plan que hemos establecido.

Sin importar lo que queramos alcanzar en nuestra vida, debemos contar con un alto nivel de motivación que nos inspire a seguir a pesar de la flojera o los pensamientos negativos que puedan surgir en el camino. En este artículo hablaremos un poco de la ciencia de la motivación y cómo emplearla para conseguir tus objetivos y mejorar tu rendimiento físico.

Beneficios del ejercicio

Una de las maneras de motivarnos a realizar algo, en este caso a ejercitarnos, es conociendo los múltiples beneficios que esta acción traerá a nuestra vida. El ejercicio puede generar en nuestra vida beneficios psicológicos, corporales, y prevención y tratamiento alterno de algunas enfermedades.

Comencemos con los beneficios psicológicos, y es que diversos estudios han afirmado que gracias al ejercicio, las personas son capaces de reducir sus niveles de estrés después de un largo día de trabajo, aliviar la ansiedad, mejorar las relaciones sociales, aumento de la autoestima y la autoconfianza, etc.

Por otro lado, existen estudios que han demostrado que a través del ejercicio personas que atraviesan problemas de salud como cáncer, dolor crónico, depresión clínica, osteoartritis, etc., son capaces de mejorar su memoria y encontrar tranquilidad al ejercitarse.

Además, al ejercitarte de manera regular, estarás ayudando a tu organismo a reducir la posibilidad de padecer enfermedades crónicas mientras que mejoras tu sistema cardiovascular en el proceso. Recuerda que, muchas veces para mantenerte en forma puedes dar el primer paso tan solo caminando un par de minutos en tu hogar, urbanización, etc.

Establece objetivos alcanzables

Al momento de redactar los objetivos que deseas alcanzar, es fundamental tener en cuenta los siguientes 5 aspectos fundamentales:

  • Sé lo más especifico posible al redactar tus objetivos. Por ejemplo, decir «tendré una dieta alimenticia más saludable» o «haré ejercicio» no es lo suficientemente preciso. En tu redacción el objetivo debe contener específicamente lo que quieres realizar y en cuánto tiempo lo planeas cumplir, por ejemplo: «durante 1 año siempre incorporaré vegetales y verduras a todas mis comidas», «solo tomaré frutas frescas en la merienda por 3 meses» o «asistiré al gimnasio 4 días por semana a ejercitarme con la ayuda de un entrenador por 6 meses».
  • Tu objetivo debe ser medible, de manera que con el paso del tiempo puedas evaluarte a ti mismo y juzgar si lo estás cumpliendo o no.
  • Debe ser realista para poder alcanzarlo. Tu objetivo no debe ser demasiado ambicioso que termine por desmotivarte y deprimirte. Sé realista con lo que puedes conseguir en el periodo de tiempo que estableces.
  • El objetivo siempre debe ser establecido por uno mismo, sin dejar influenciar o llevar por los deseos de personas externas. Por ejemplo, si quieres cambiar tu alimentación a una más saludable, ¿lo realizas por ti mismo y por mejorar tu salud? ¿O lo realizas por las críticas de pareja, familiares y amigos sobre tu peso o alimentación? Pensando en ello podrás determinar por qué realizarlo.
  • Determina un marco de tiempo claro y preciso. Si quieres dar el primer paso para cambiar tu alimentación establece que «por 3 semanas solo comerás frutas frescas para merendar» y luego en base al resultado agrega nuevas características a los objetivos.

Emplea tus cambios como un agente motivador

Observar cómo va cambiando tu cuerpo a medida que te ejercitas debe ser un aspecto que te motive. Ser capaz de observar cómo se reduce su grasa corporal y poco a poco comienzas a alcanzar tu peso ideal debe motivarte a seguir cumpliendo tus metas.

Para observar mejor los cambios recomendamos tomar fotos en intervalos de tiempo (por ejemplo, semanalmente) de tus avances. De esta manera, al finalizar el tiempo de tu objetivo o durante el proceso podrás observar claramente tus avances.

Trabajar con la motivación que funcione en ti

nada es imposible

El ser humano es capaz de responder a dos tipos de motivaciones, siendo estas la motivación intrínseca y la extrínseca. Lo ideal es comprender cómo funciona cada una de estas motivaciones y determinar a cuál respondes. De esta manera podrás adaptar tus objetivos de acuerdo a tu propia manera de motivación y aumentar tu autoeficacia.

Cuando hablamos de la motivación intrínseca, hacemos referencia a aquellas personas que se establecen distintos objetivos como realizar ejercicio o comer saludable por la sensación de placer, bienestar y felicidad que produce en ellos. Las personas con motivación intrínseca, suelen cumplir sus objetivos de manera más sencilla ya que, se encuentran comprometidos sin importar la influencia de factores externos, ya sea la ausencia de motivación o de recompensas.

Sin embargo, las personas extrínsecamente motivadas son todo lo contrario a lo descrito anteriormente. Estas personas dependen de un estímulo o recompensa que los motive a cumplir con los objetivos que se han propuesto. Usualmente, esta motivación es impulsada por distintos factores externos, sean estos recibir un elogio, ganar un desafío, etc.

Por otro lado, cabe destacar que lo mejor es siempre contar con una combinación de estos motivadores, es decir, que las personas con motivación intrínseca respondan a un estímulo externo para realizar alguna acción y viceversa.

Dependiendo de qué tipo de motivación funcione contigo deberás organizar o planificar tus planes de entrenamientos o de alimentación. Si tu motivación es extrínseca, asegúrate de garantizarte pequeñas recompensas al finalizar cada 1 o 2 semanas, de esta manera evitarás que tu motivación descienda o se vea afectada.

Para finalizar, al principio toda actividad que queramos realizar puede parecer realmente complicada o imposible de lograr. No obstante, aseguramos que, si uno se concentra en mantener un estilo de vida saludable con una buena alimentación y tiempo para ejercitarse, siguiendo los consejos aquí expuestos y sin importar lo grande que parezcan los objetivos, te darás cuenta que se pueden lograr creyendo en uno mismo y trabajando arduamente día tras día.

QUIZÁS TE INTERESE

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Prometemos nada de SPAM, sólo nuestros contenidos, sorteos y descuentos especiales!

 SUSCRÍBETE A NUESTRA COMUNIDAD

¿Quieres recibir nuestras novedades en tu email?

logo de ilovefit
error: Content is protected !!
Ir arriba